La lista Construir Memoria, que recopila los mensajes en Twitter de organizaciones que cada día, con acciones muy concretas, actos para generar más vida, construyen memoria sobre la base de la verdad y la justicia, permite conocer muchos de los pasos y los recorridos en el proceso de construcción de la memoria colectiva que estamos protagonizando actores sociales y políticos en la Argentina de las primeras décadas del siglo XXI.

Al mismo tiempo, sabemos que son muchas más y muy diversas las acciones y los actos de vida que como docentes y como ciudadanos realizamos con ese mismo propósito.
Por eso, creamos el #construirmemoria y abrimos este espacio para llevar el registro y compartir la tarea colectiva de todxs quienes, más o menos anónimos, estamos empeñados en construir memoria del pasado para generar presentes más justos y solidarios, y futuros de bienestar.

¡Empecemos a sumar!

Visitas: 62

Respuestas a esta discusión

Hola a todxs:

El 24 de marzo de 2014, el profesor Enrique C. Vázquez (@enriquecvazquez), mi colega enseñante de Historia a jóvenes estudiantes de nivel secundario desde hace décadas (aunque somos muy jóvenes), y con quien comparto la co-autoría de tantos y tantos libros para #enseñarhistoria (también desde hace décadas), escribió un artículo que fue publicado en Página 12 en el contexto de tratar el tema "Los caminos de la memoria colectiva".
Este es el texto.
¡Que lo disfruten!
@machialonso

El secuestro de "El Principito"

Por Enrique C. Vázquez *

"Desde hace muchos años, aun antes de que el 24 de marzo fuese instituido como Día Nacional por la Memoria, la Verdad y la Justicia, la comunidad del Colegio Nicolás Avellaneda vive con particular intensidad cada aniversario de aquel golpe de Estado.

Además del acto escolar formal (que algunos colegios todavía evitan realizar a pesar de que está indicado en la agenda educativa), nuestros docentes y estudiantes realizaron actividades a lo largo de toda la semana previa.

Una de ellas fue el Bibliocausto argentino, una performance-instalación inspirada en las 24 toneladas de libros prohibidos y quemados del Centro Editor de América Latina durante la dictadura cívico-militar y religiosa. La instalación, realizada por alumnos de 1º a 5º año, coordinados por los profesores de Literatura y de Plástica, permanecerá en el hall del colegio durante toda esta semana, abierta al público.

También se presentó un video con entrevistas a ex alumnos del Avellaneda que militan en HIJOS y cuya realización estuvo a cargo del Taller de la Memoria, integrado por alumnos y profesores de Educación Cívica. El video ya había sido exhibido en el Encuentro del Programa Jóvenes y Memoria realizado el año pasado en Chapadmalal.

El Centro de Estudiantes, por su parte, organizó trabajos con los chicos de 1º y 2º año, quienes realizaron murales y una nueva bandera para participar de los actos y movilizaciones por el 24 de marzo.

Nuestra manera de recordar en la escuela, juntos, los adultos y los chicos, permite que la generación joven herede las vivencias de la anterior y las recree como pueda y como quiera.

Existe una relación compleja, una tensión, entre la necesidad de recordar y, a la vez, de dejar atrás los aspectos más siniestros de aquel pasado. Luego de 30 años de democracia, con las juntas de comandantes condenadas, los retrocesos por obediencia debida e indultos y, finalmente, la reapertura de los juicios a los represores, la sociedad argentina recorrió un camino sinuoso en la búsqueda de justicia. Los chicos que hoy están en las escuelas crecieron en el tramo final de ese camino, con la ESMA convertida en Museo y Centro Cultural, como símbolo de estos tiempos. Crecieron en una época de democracia, de absoluta libertad de expresión y de ampliación de derechos. Por todo ello, a los jóvenes les resulta más difícil comprender la dictadura. No es sólo por una cuestión del paso del tiempo. Sin embargo, todos los esfuerzos que hagamos para que ese pasado siga siendo conocido y reinterpretado contribuyen a que estos jóvenes valoren más lo que hoy tienen y respondan haciendo valer sus derechos y garantías ante cualquier acto de opresión, discriminación o violencia.

La tarea de los mayores está orientada a que los jóvenes se formen como ciudadanos plenos, activos, participativos. La producción artístico-política –en su sentido más amplio– que llamamos Bibliocausto argentino es transmisión de información y dramatización de una experiencia dolorosa. Sin embargo, para los chicos, trabajar en ese tema resultó una experiencia placentera. Ellos no sufren por los libros quemados o prohibidos. Pero saber que ello ocurrió, tal vez les haga disfrutar más de los que hoy leen y de la posibilidad de crear y discutir a partir de todos los materiales que llegan a sus manos.

En medio de las clases y de estas actividades, surgió una pregunta en la sala de profesores: ¿por qué los chicos, a más de 30 años de la dictadura siguen poniendo su atención y su entusiasmo en este tema? Porque hay políticas de Estado, porque hay militancia en la sociedad, porque hay familias e instituciones educativas que trabajan por la memoria. Y somos más que los que prefieren olvidar.

En el hall del Avellaneda, un grupo de estudiantes sentados en ronda escucha a la profesora de Literatura leer un poema de aquellos libros condenados al fuego. Mientras tanto, a un costado de esa misma ronda, un chico dibuja un Falcon verde, con dos hombres en su interior que llevan secuestrado a El Principito."

* Historiador. Vicerrector Colegio Nicolás Avellaneda.

RSS

Última actividad

Ana Laura ahora es miembro de colaborahistorias en red
Mar 13
micaela ahora es miembro de colaborahistorias en red
Mar 4
Pablo A. Vommaro dejó un comentario para Jorgelina Echevarría
Sep 19, 2016
Jorgelina Echevarría ahora es miembro de colaborahistorias en red
Sep 19, 2016

© 2017   Creado por colaborahistorias en red.   Tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio